Discapacidad Militar

HISTORIAS DE MILITARES

La discapacidad en las Fuerzas Armadas es un doble problema, personal y profesional.

Personal por lo que significa la disminución de capacidades psicofísicas del individuo y profesional porque al menos el 85% de la plantilla de Tropa y Marinería de las Fuerzas Armadas es eventual y significa poder perder su puesto de trabajo. Nos encontramos entonces con historias humanas, que afectan a todas las escalas de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil.

La OATM es consciente de este problema y lo pone en conocimiento de la sociedad, mediante el testimonio vivo de los afectados, para que no se olvide el calvario sufrido y las consecuencias de que el empleador en este caso siendo la Administración deje malparados a los que fueron sus soldados tras ya no serles útiles.

Sin duda es un grave problema social, ya que al perder su empleo militar, la reparación del daño sufrido recae sobre la sociedad y sobre las administraciones civiles, que sin información previa deben lograr reincorporar al miembro de la sociedad discapacitado.

2
Yes
None
1
1000000
Name...
/discapacidad/
Thumbnail

Categoría

Discapacitados FAS y GC
Juan Carlos González López
Juan Carlos González López Image

Juan Carlos Gónzalez López es socio de la OATM y su historia comienza en San Fernando.

En el año 2003 durante una guardia militar en el Tercio de Armada en San Fernando ( Cádiz ) ese día fumigaron el Cuerpo de Guardia de la Puerta 1, y me puse tan malo con mareos, vómitos y dolor de cabeza que finálmente me dio un ataque epiléptico tan fuerte que me ingresaron en la UCI del Hospital Naval San Carlos.

Luego el Ministerio de Defensa según sus escritos sellados y firmados; dijo que yo podría seguir trabajando como militar en destinos burocráticos, sin hacer guardias militares que implicasen el manejo de armamento tras pasar un control medico del servicio de enfermería del TEAR; pero finalmente no cumplieron lo dicho en el informe médico y me volvieron a nombrar más guardia militares y solo era cuestión de tiempo que tuviese otra crisis epileptica.

Pero un buen día me resolvieron el compromiso y se produjo el que yo considero un”despido improcedente” sin previo aviso.

Iván Ramos Luna
Iván Ramos Luna Image

Ivan Ramos Luna es socio de la OATM y nos cuenta su historia que comienza en Afganistan.

El 13 de abril de 2011 comenzó su calvario el día del accidente, 14 después de haber llegado a la base situada en la zona del Herat, había alerta por peligro de coche bomba. El ahora ex legionario decidió salir en la patrulla en la que tenían previsto trasladar material al norte del país, a pesar de que ese día no le tocaba viajar en el convoy, porque «no quería que le pasase nada a otro compañero». A poca distancia de la base, los dos primeros vehículos con los que viajaban adelantaron a un camión, pero cuando ellos se disponían a hacer la misma maniobra, el vehículo se les echó encima. El conductor del Lince -el blindado en el que se encontraba Ramos- intentó esquivarlo debido a la amenaza de bomba y el resultado fue que dieron varias vueltas de campana por la inestabilidad característica de este vehículo antiminas. El español fue el peor parado de todos porque estaba en la posición del tirador y la parte superior del carro de combate se desprendió. Tuvo que ser operado de urgencia por médicos estadounidenses que intentaron salvar su vida, pero que no pudieron hacer nada por un riñón y el bazo. Ramos, además, se rompió un total de 17 huesos, perdió audición y tiene amnesia a corto plazo.

Durante los tres días que permaneció ingresado en Afganistán, asegura que se sintió «muy bien cuidado»; los problemas llegaron a su regreso a España. Una vez en Madrid, sufrió severos dolores durante su recuperación, lo que le llevó a pasar por tres hospitales en busca de la mejor atención. A eso se le sumó la búsqueda del reconocimiento oportuno por parte de la institución militar, que denuncia que todavía no ha llegado.

La primera vez que pasó por el Tribunal Médico Militar, éste le otorgó un 24% de discapacidad, lo que significaba que no tenía derecho a pensión por un 1% de diferencia y que el tratamiento médico se lo tendría que financiar con sus medios. Sin embargo, Ramos ya «sabía» que no iba a estar conforme con esta valoración, por «antecedentes de otros compañeros», así que optó por pasar por el examen médico de la Comunidad de Madrid con anterioridad al militar. Así, la institución pública le dio el 10 de agosto de 2012 un 65% de discapacidad.

Este fue el momento en el que el ex legionario se dio cuenta de que «sólo era un número» y de que querían que se fuera del ejército «porque ya no servía», aunque él sostiene que podría haber continuado en el cuerpo ejerciendo otras funciones, como la de instructor. «Lo que más me hundió fue haber perdido mi destino, no me dieron opción a decidir porque todo es confidencial», asegura. Asimismo, entendió que, a su juicio, era el momento de pelear para que desde Defensa reconocieran el grado de discapacidad que «realmente» tenía, puesto que de lo contrario le pasaría lo que al resto de sus compañeros: «Palmadita en la espalda y a la calle, es lo que nos hacen a todos».

Reunió muchísimos documentos, además del de la Comunidad de Madrid, e informes periciales que le llevaron a gastarse más de 10.000 euros. Así, consiguió una nueva valoración, esta vez por parte de la Junta Médico Pericial Superior, que le subió el porcentaje de discapacidad a un 42%, «insuficiente», en su opinión. Esto supone que no llega al 50% necesario para que se considere una discapacidad grave y tenga derecho a la máxima pensión. «A todos les suben un poco cuando se quejan para callarles la boca», lamenta. Durante este segundo proceso, la Comunidad de Madrid ya le había subido el grado a un 75% (en marzo del año pasado). Ramos asegura que él, por aquella fecha, ya no quería seguir en el ejército, aunque «lo amaba», porque estaba sumido en una depresión y un estado de ansiedad muy fuerte, que se unía a los dolores que padecía, y que todavía no han remitido.

Desde la familia afirman que van a pedir una revisión del último peritaje elaborado por Defensa, aunque «probablemente la desestimarán porque no se la suelen dar a nadie». Se basarán en la operación de espalda a la que se sometió el 3 de marzo y en que nunca le han valorado la pérdida de audición que sufrió tras el accidente. Ramos considera que su situación es injusta y espera que su denuncia sirva para que más compañeros en su lugar pierdan el miedo a dar la cara y defender sus derechos. Por eso, está pensando en crear una plataforma para afectados junto a su madre.

Juan Antonio Rosa Bilbao
Juan Antonio Rosa Bilbao Image

Juan Antonio Rosa Bilbao falleció en el año 2008, su madre Rosa Mª. Bilbao Barro nos cuenta su historia que termina en Zaragoza, Descanse en Paz.

En octubre del 2008 marchó a la academia de ingenieros en Madrid,juró bandera el 31 de Enero…estaba tan orgullosa de el.
Su destino fue Ceuta, marchaba los domingos a mediodia y regresaba los viernes con el petate hasta la boca de ropa sucia.
Nos contaba las maniobras con tanta emoción ¡¡¡ le encantaba su trabajo !!!
Cuando llevaba año y medio en el cuartel empezó con fuertes dolores de cabeza y mucho cansancio, le dije que fuera a su medico que quizás le pasaba lo que a mí, que padezco de migrañas. Buscó un buen Neurologo en Ceuta y este le mando hacer varias pruevas, una de ellas una Resonancia Mágnetíca Nuclear, cual fué nuestra sorpresa que tenia un tumorcito detras del ojo derecho, aunque el doctor nos dijo que no era malo mientras no creciera, asi que le puso un tratamiento para los dolores de cabeza. La cosa no quedo ahí, cada vez se sentia mas cansado hasta el punto de quedarse dormido en las guardias y llegaron a arrestarlo en dos ocasiones. Algo no funcionaba bien, su medico le dijo que no tenia nada que ver con su tumor y decidió hacerles varias pruebas, todo esto con las correspondientes  bajas médicas que le daba.
El decía que no podía estar de baja, que tenia que trabajar, pero tal era el cansancio que llego hasta desmayarse en el cuartel, al punto de que tuvieron que limitarle sus funciones, rebajandolo de ejercicios, maniobras, guardias y de conducir.
El pobre mio me decía que que le estaba pasando. Su doctor le receto Modiodal, que son como las anfetaminas para mantenerlo despierto, pero a la vez me lo estaba volviendo loco llegando a perder 20 kilos, le dije que tenia que dejar ese tratamiento.
Estabamos tan cansados de pruebas, hospitales, tratamientos y sin saber que es lo que le ocurría. Por fin dieron con la tecla y mi hijo tenía NARCOLEPSIA, CATAPLEJIAS, HIPERSONNIAS.Una put*da para su profesión, no sabía como animarlo, el no quería dejar el ejercito. Lo colocaron en la oficina pero el sabia que algo contra el tramaban, pues un chaval tan joven lo quieren al frente, en las oficinas prefieren a las rubias. Empezaron a acumularles bajas improcedentes, IPEC negativos, castigandolo con un nuevo destino en Zaragoza. El tenia un documento donde debía dormir todas las noches en casa por la medicacion que tomaba que era de noche en dos dosis y debía estar controlado por los peligrosos efectos secundarios que tenía. Los dos meses previos a su partida mi hijo perdió las ganas de vivir, encerrandose en su cuarto y sin querer saber nada del mundo bebiendo coca-cola y comiendo comida  basura delante de un ordenador sin medicarse. Lo obligaron a pasar las pruebas fisicas con un sobrepeso de mas del 40 % incluso desmayandose en estas, le dieron apto para el servicio con una minusvalía del casi 60% que por supuesto no la tenia valorada por ellos. Me decia que no me preocupara que en Zaragoza hablaria con un abogado de su caso para que vieran la injusticia que habían cometido con el.
Debía incorporarse un lunes 28 de octubre, pero prefirió irse el viernes para adaptarse a todo aquello, cogió el tren Cadiz-Sevilla a las 12 de la mañana, después cogió otro Sevilla a Madrid y por ultimo Madrid a Zaragoza y una vez allí un taxi hasta Monzalbarba que era donde estaba el cuartel, todo esto con 70 kilos de peso que llevaba en los macutos. Llegó reventaito  y cuando me llamó cerca de las 12:30 de la noche le dije que descansara y dejara el equipaje para el otro día…me dijo que en la camareta eran 3, uno estaba de finde porque era de Valencia. “¡¡ mañana te llamo mamá, te quiero, un besito…”  fueron las ultimas palabras que escuche de mi hijo.
A la mañana siguiente dia 26 de octubre hacia justo 30 años de casada y mi esposo me hizo un regalo y justo cuando estaba abriendolo una llamada de telefono nos cambio la vida para siempre, mi marido lo cogió y vi como se retorcia de dolor sin llegarme ni a imaginar que es lo que pasaba le quite el telefono y fue el coronel el que me repitio lo mismo que a el, que a mi hijo se lo habian encontrado muerto en su camareta.
Toda mi vida sin ir a ningun sitio y tengo que ir a Zaragoza para traerme el cuerpo de mi hijo, todo lo que paso fué muy raro pues no coincidian las versiones, el Coronel nos dijo que al no presentarse a las 8.30 ante el, mando a un soldado y se lo encontro sin vida, por otro lado nos dicen que él le pidio a su compañero de camareta que lo llamara a la 7.30 para desayunar. ¿ Estaba o no estaba solo? El compañero le dijo a los demas que habia una carta y pastillas, ¿donde estan ? porque a nosotros no nos han dicho nada. La autopsia indicó como causa probable, intoxicacion por medicamentos, hora de la muerte entre la 8 y las 9 … pero si su compañero fue a llamarlo ¿ a que hora fue? es todo una incognita, el coronel nos dijo que cuando hubieran visto su historial medico lo hubieran mandado para casa, pero no hubo oportunidad como consecuencia de su destino forzoso.
Pude conseguir el telefono de ese compañero de camareta, el que lo encontro ya fallecido y despues de mandarle whatsapp y  llamarlo varias veces me lo cogio, le pregunte que le paso a mi hijo, y como loco me contesto que no me podía decir nada que la conversacion se estaba grabando y el tenía superiores que le habían dado orden de no decir nada y me colgó. Al otro día recibí una llamada del Coronel diciendome que yo no podia amenazar a nadie y que es lo que quería saber.
¡¡¡La verdad!!! – le grite – simplemente que le paso a mi hijo.
  • Datos de contacto:
  • Su historia en los medios de comunicación:
  • Canal en Youtube:
Oficial de Complemento
Oficial de Complemento Image

La historia anónima de este Oficial de Complemento del Ejercito del Aire asociado de la OATM, comienza en el año 2005 realizando el Curso Básico de Paracaidismo para Mandos describiendo su caso a continuación que retrata la discapacidad psicológica no baremada por extinción del compromiso laboral.

Me incorporé al Ejército Del Aire como Soldado Profesional. Mi paso como tropa profesional fue breve, por el interés que tenía en acceder como Oficial de Complemento. En Septiembre del 2003, ingresé en la Academia General Del Aire de San Javier (Murcia) como aspirante a Militar de Complemento. Después de superar el curso, alcancé el empleo de Alférez, eligiendo como destino forzoso el E.A.D.A., esa vacante tenía un perfil delimitado, es decir, que debía reunir dos requisitos: tener el curso de cazador paracaidista y tener acreditado el nivel lingüístico de inglés 3.3.3.3. Tales requisitos no los reunía y tuve que conformarme con ir destinado a esa unidad.

Al llegar a la unidad, tuve que superar un curso de instrucción, de dos meses para conseguir la “Boina Negra”, un signo de distinción que diferencia a esta unidad con el resto de unidades del Ejército Del Aire. En Enero del 2005, me obligaron a realizar el curso de Paracaidismo y lamentablemente no conseguí superar dicho curso. Aludieron “falta de confianza para saltar”, justo en el momento de embarcar en el avión. Cuando llegué a mi unidad, insistí en querer repetir el curso y me lo negaron. No obstante, según normativa legal en estos casos, el militar adquiere la situación de pendiente de asignación de destino. En este sentido, salieron publicadas unas vacantes por antigüedad, que sin llevar un año en el destino, el Teniente Coronel de la unidad J. L. F. A. me obligó a pedirlas, evidentemente sin éxito.

Mi situación en el E.A.D.A. comenzó a ser extraña, en mayo del 2005, era el Jefe Accidental de la Escuadrilla de Logística y Personal, cargo en el que hubo un vacío de poder para ser jefe de la misma, por ese motivo, nombraron como Jefe Titular al Teniente E. L. D. A. R., este teniente me apartó de mis cometidos y su actitud hacia mi llegaba a un punto en el que el acoso y la persecución se convirtieron en una realidad. Se dedicó a hacerme lo que se conoce habitualmente como “hacer la vida imposible”, esa vida imposible fue objeto diariamente de expresiones como: “Eres un inútil”, “no encajas en la unidad”,”tus compañeros no quieren tomar café contigo”, “de soldado no hacías nada”, “no tienes ni puta idea”, “eres un novato de mierda”, etc. Además de reprenderme verbalmente delante de mis subordinados y dejarme en evidencia delante de los mismos. Habitualmente iba a mi sección para hablar con mis subordinados con la finalidad de ponerles en contra de mi y preguntarles que hacía yo en cada momento, y me responsabilizó de romper una puerta blindada y más tarde se comprobó que se averió por una causa mayor.

Me amenazaba constantemente con sancionarme con arresto, hecho que consiguió por un mal entendido con mis subordinados. Este individuo me repetía una y otra vez que me escudaba en mis subordinados. Estos hechos los denuncié como quejas particulares al 2º Jefe del E.A.D.A, el Comandante J. G. H. y al Teniente Coronel Jefe del E.A.D.A . M. V. G. y éstos hicieron caso omiso de todo. Mi estado emocional se vio afectado, hasta que en mayo del 2006, el Teniente D. A. me responsabilizó de un accidente en un ejercicio de tiro en la galería de tiro de la Base Aérea de Zaragoza, en el que yo no mandaba el mismo, lo que ocurrió fue que desde mi sección se entregó por error munición trazadora y se encendió en dicha galería, ante eso argumenté que yo era el responsable por el error de uno de mis subordinados, pero que en absoluto era el culpable de ese incidente. D. A. me indicó que no me sancionaría, y al día siguiente me sancionó con reprensión escrita. Durante esa noche no concilié el sueño y a la mañana siguiente tenía el ánimo muy bajo y hablando con una compañera (Teniente enfermera ) le expliqué lo sucedido y mi malestar ante todo.

Mi compañera informó inmediatamente a mi Teniente Coronel y yo solicité conducto reglamentario, el cual, el Teniente D. A. me lo quiso denegar, por lo que redacté un parte por escrito de la situación ante el Jefe de la unidad (Teniente Coronel).

Las soluciones que determinó el mismo, fueron la solicitud de un reconocimiento médico no periódico de carácter psicológico y el cambio inmediato de escuadrilla.

A los tres meses, comenzó el proceso de ampliación de compromiso. En agosto dio lugar el trámite de audiencia y se recopiló todo mi historial militar, mis informes personales de renovación no los IPECS (éstos todavía estoy esperando conocerlos, después de abandonar la unidad, me preguntaron si los firmé, no los encontraban) y informe médico del reconocimiento médico no periódico.

Los informes personales que redactaron el Teniente D. A. y mi último jefe, el Comandante G., se basaron en lo siguiente: “Trato incorrecto con la tropa”, cosa que fue falsa y no han demostrado; “quejas particulares de mis subordinados, cosa que en ningún momento me notificaron por escrito ni verbal que alguno de mis subordinados dieran parte por escrito de mí; “informes negativos de mis superiores”, cosa que fue también fue falsa, puesto que al principio tuve a un Comandante y se fue a los tres meses de cambio destino y no pudo hacer el informe anual y en ningún momento me informaron de supuestos informes por debajo del 5 de nota media.

El informe médico emitido en el Hospital Militar de Zaragoza, determinó unas descompensaciones en la conducta revisable en un periodo de seis meses.

En septiembre, se reunió la junta de evaluación sin notificación y sin saber quiénes la componían. El 25 de dicho mes, por resolución en el Boletín de Defensa, causé baja por finalización de compromiso (sin previo aviso de 2 meses, según normativa legal existente).

En 2009, salió la sentencia de lo Contencioso- Administrativo del Tribunal de Justicia de Aragon desestimatoria.

En definitiva, han transcurrido casi 10 años y actualmente estoy desempleado.

  • Datos de contacto:
  • Su historia en los medios de comunicación:
  • Canal en Youtube:
Jose Manuel Candón Ballesteros
Jose Manuel Candón Ballesteros Image

Jose Manuel Candón Ballesteros es asociado de Honor de la OATM y socio de numero y su historia comienza en el año 2011 en la Academia de Ingenieros del Ejército de Tierra de la localidad madrileña de Hoyo de Manzanares.

El 24 de febrero de 2011 la explosión de ocho minas contracarro C-3B y una carga HL-200, situada por encima de las minas, en el campo de tiro de ‘El Palancar’, sito en la Academia de Ingenieros de Hoyo de Manzanares (Madrid), acabó con la vida de los sargentos 1º Víctor Zamora y Sergio Valdepeñas, el sargento Mario Hernández, el cabo 1º Javier Muñoz y el cabo Miguel Ángel Díaz.

Por su parte, Candón y González sufrieron heridas muy graves, mientras que el cabo 1º José Herminio Álvarez resultó herido de menor consideración. Tres de los cinco fallecidos pertenecían al Ejército de Tierra. Los otros dos y los tres heridos eran infantes de Marina, con base en San Fernando (Cádiz).

Los infantes de Marina llegaron a Madrid en enero para integrarse en la Brigada Libre Hidalgo XVI, que se desplegaría en Líbano en abril de 2011, con el propósito de preparar los pormenores del despliegue en ese país.

La participación de la Infantería de Marina, con una compañía de fusileros y un equipo de desactivación de explosivos a cuyo mando estaba Candón, en una misión como la que se lleva a cabo en Líbano se debió, según éste, a que en aquel momento el Ejército de Tierra estaba implicado en muchas operaciones y necesitaba del apoyo de otros cuerpos militares.

El teniente Candón solicitó un determinado tipo de explosivos para llevar a cabo el ejercicio que tenían que llevar a cabo aquel día. Las minas que finalmente recibió no eran de su agrado, ya que no tenían nada que ver con el que se iba a encontrar en Líbano, de origen ruso y chino.

La detonación se produjo de manera inesperada justo en el momento en que miembros del Grupo Especial de Desactivación de Explosivos (GEDE) del Ejército de Tierra se encontraban en su hornillo, preparando los explosivos.

Las investigaciones que siguieron a la tragedia no han sido concluyentes a la hora de establecer la causa del accidente. El informe pericial elaborado por la Guardia Civil establece dos hipótesis. La primera apunta a las taras del material explosivo, ya que las minas estaban caducadas y una de ellas tenía la espoleta puesta. La segunda, “la menos probable”, indica que en el lugar de la detonación pudo quedar alguna espoleta o resto de material explosivo de otro ejercicio anterior.

El lote de minas empleado en el ejercicio era de 1974, “dos años antes de que naciera”, dice Candón, y el Ejército había prolongado su vida útil en septiembre de 2010 hasta el 1 de marzo de 2011.

Sin embargo, la titular del Juzgado Togado Militar Territorial número 11 obvió el informe de la Guardia Civil y dio crédito a lo establecido por la comisión de investigación creada por el Ejército que determinó que la causa del accidente pudo tener lugar mediante la manipulación de la carga de 18,5 kilos y sustentada sobre un trípode inestable, el cual se apoyó sobre un firme húmedo.

Esta situación habría provocado que la carga se escurriera del trípode y fuese a caer sobre la mina espoleteada. Eso a pesar de que la mina era anticarro y no debería haber explotado con una presión inferior a los 180 kilos. Por todo ello, la juez archivó el caso.

INDEMNIZACIONES

A partir de ese momento, las familias reclamaron la responsabilidad patrimonial del Estado, es decir, las indemnizaciones. El teniente coronel instructor del caso les dio la razón y dictaminó que procedía indemnizar. De hecho, el interventor general de la Defensa dio la orden de pago.

Sin embargo, el Ministerio de Defensa prefirió entender el dictamen no vinculante del Consejo de Estado, según el cual con lo percibido por la esposa e hija de uno de los sargentos 1º fallecidos ya ha tenido lugar “la reparación integral de los daños causados”. Esa cantidad asciende a 22.750 euros por el seguro colectivo de los miembros de las Fuerzas Armadas y a la recepción de una pensión extraordinaria de clases pasivas con carácter mensual.

Se da la circunstancia de que si los cinco militares hubiesen fallecido en Líbano hubiesen recibido, además de la pensión y el seguro, una indemnización de 140.000 euros, según lo establecido en el Real Decreto 8/2004, de 5 de noviembre, sobre indemnizaciones a los participantes en operaciones internacionales de paz y seguridad.

Candón, que envió una carta Rajoy “que no ha surtido efecto”, se encuentra “dolido” por la situación que le ha tocado vivir pero espera que la Audiencia Nacional “haga justicia”.

  • Datos de contacto:
    • Teléfono: 670 742 391 o 671 655 526
    • Email:
  • Su historia en los medios de comunicación:
  • Canal en Youtube:
Evelyn Roman Hernández
Evelyn Roman Hernández Image

Evelyn Román Hernández es socia de la OATM y nos cuenta su historia que comienza en el año 2011 en las inmediaciones de su unidad en Ceuta y nos detalla a continuación.

El dia 22 de agosto de 2011 sobre las tres de la tarde, al salir del acuartelamiento (in itinere) con su motocicleta en dirección Benítez, a la altura del cruce con la bajada de Loma Larga, un coche colisionó contra su vehículo, teniendo que ser trasladada al Hospital con lesiones en la muñeca, radio, cúbito, nariz y cervicales, “además de las secuelas psicológicas que conlleva quedarse discapacitada de un minuto a otro”.

Tras ser tratada, el Ministerio de Sanidad valoró su discapacidad en un 37 por ciento y seguidamente el Ministerio de Defensa le abrió un Expediente de Aptitudes Psicofísica y la remitieron a la Junta Medico Pericial Ordinaria en Madrid. Allí la atendieron médicos de especialidad desconocida a excepción del otorrinolaringólogo, y que no la valoraron adecuadamente, fijando su minusvalía en un 22 por ciento. Por lo que Evelyn afirma que “no me valoraron bien los grados de movilidad. Con lo cual no me pueden poner un 22 por ciento cuando no han usado las herramientas necesarias”.

Además, le dijeron que la lumbalgia era provocada por la obesidad y no por el accidente. “Lo dudo mucho, porque me duele la espalda a raiz del accidente, no antes, y aunque he perdido 20 kilos me sigue doliendo”.

En abril de 2013, tras una segunda operación, la cesaron del Ejército al no ampliarle su compromiso incial antes de cumplir los seis años, y le dieron una indemnización en base al 22 por ciento de discapacidad que había fijado Defensa y que ya se la tuvo que gastar para poder vivir, sin derecho a recibir pensión alguna. Ahora, sólo cobra la Renta Activa de Inserción (RAI).

Román ha ido recurriendo y finalmente la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha desestimado su recurso. Ahora, con nuevas secuelas derivadas del accidente y con un 44 por ciento de discapacidad según el Ministerio de Sanidad, pide que sea evaluada de nuevo por el Tribunal Médico porque estas son secuelas de un accidente laboral.

Insiste en que “Quiero que me mire otra vez un Tribunal Médico, que estas son secuelas de un accidente que han ido a peor, y que me valoren otra vez, con presencia de mi abogado y mi forense médico”.

  • Datos de contacto:
    • Teléfono: 670 742 391 o 671 655 526
    • Email:
  • Su historia en los medios de comunicación:
Andrés Merino Benito
Andrés Merino Benito Image

Andrés Merino Benito es socio de la OATM y su historia comienza en Afganistán en el año 2004, que nos cuenta de la siguiente forma.

Andrés ingresó en las Fuerzas Armadas en el año 2003, siendo destinado a la 3ª Bandera de la Brigada Paracaidista en Alcantarilla (Murcia). En 2004, estando prestando servicio en Afganistán, sufrió un accidente al caerse de un camión, dos días antes de replegarse a territorio nacional. Dicho accidente, le produjo una lesión de 3 hernias de disco y desplazamiento de otro, teniendo que pasar Tribunal Médico Militar y siéndole concedido un “Apto con Limitaciones de grado 3”, producido en acto de servicio. Le aseguran que pasara a ocupar una vacante donde no tendrá que realizar esfuerzos físicos y, dos semanas más tarde, pasa destinado con carácter forzoso a la Unidad de Formación de la Brigada Paracaidista. En ella, permanece durante 8 años, realizando, en idénticas condiciones que sus compañeros, saltos paracaidistas, maniobras, guardias y servicios y todo tipo de trabajos físicos. Durante esos 8 años, tomando toda clase de calmantes para aguantar los dolores, el Soldado Merino jamás presento una queja, reclamando su situación de Apto con Limitaciones.

Al disolverse la Unidad queda disponible con prioridad “uno”, solicitando una de las cuatro vacantes publicadas a la Unidad de Servicios de Acuartelamiento (USAC) Santa Bárbara, en Murcia. Al no ser ninguna de ellas para personal apto con limitaciones, pese a ser una unidad de servicios “no operativa”, no se la conceden, pese a quedar 3 sin ocupar destino pasa destinado con carácter forzoso al Cuartel General de la Legión en Viator (Almería).

Una vez en la Unidad, el Comandante de la Sanidad Militar diagnostica que no puede realizar ningún tipo de esfuerzo físico. En su nueva compañía, hacen caso omiso de esto, sufriendo un accidente al caer por unas escaleras. Esto ocasiona que tengan que realizarle una intervención quirúrgica, al comprobar los servicios médicos que había pasado a tener 6 hernias de disco y 2 discos desplazados. Pasa Tribunal Médico Militar, dictaminando que la lesión ha sido producida en acto de servicio, al justificarlo su Jefe de Unidad. Es operado en Madrid, pero a los 8 meses empeora, teniendo que realizarle una segunda operación quirúrgica, donde le implantan 6 clavos de titanio y dos placas metálicas. Vuelve a pasar Tribunal Médico Militar y esta vez le dictaminan un grado “5”, pero curiosamente sin ser dictaminado como en acto de servicio.

Se le incoa un expediente por perdida de aptitud psicofísica y, mediante resolución de 25 de octubre de 2.013, causa baja en las Fuerzas Armadas por Resolución de compromiso. Se reincorpora a la vida civil sin ningún tipo de compensación por esta invalidez, al no ser declarado en acto de servicio, y aplicarle solamente un 16% de grado de incapacidad. Asimismo, la Seguridad Social estima que con ese grado no le corresponde tampoco la asignación de ningún tipo de pensión por su parte.

Andrés, después de 2 accidentes reconocidos como sucedidos en acto de servicio y dos operaciones, a causa de ellos, queda, como vulgarmente se dice, con “una mano delante y otra detrás”.

En el año 2013 inició una marcha a pie desde Murcia a Madrid, para solicitar al Ministro de Defensa una solución para su discapacidad y justicia. En el año 2014 la Directora Gral. de Personal le recibió pero hasta la fecha su problema no se ha solventado.

Pedro José Corujo Uría
Pedro José Corujo Uría Image

Pedro J. Corujo Uría no era miembro de la OATM porque en el momento de su fallecimiento nuestra organización en el año 1999 ni existía, si bien su padre D. Jose Pedro Corujo Jamart ha tenido a bien compartir con nosotros su historia que comienza y finaliza por desgracia en el Arsenal de Las Palmas de Gran Canaria y esta es su historia.

Fallecido en la Comandancia de Marina de Las Palmas de G. C. ejerciendo de Guardia de Seguridad ¡Y que también gracias a los testimonios de dos miembros de la Guardia! Que dijeron: Que el motivo había sido por un “Suspenso” para el curso de Cabo 1º ¡Inexistente a todas luces! Sobre todo teniendo en cuenta que no se había iniciado ni siquiera el curso (incluso para hacerlo creíble falsificaron su firma en la solicitud de instancia). También dijeron: Que fue el Servicio de Urgencias Canario quien lo habían sacado del W.C al pasillo para tratar de atenderlo ¡Que fue donde lo encontró la Comisión Judicial! Ahora se demuestra que fueron los propios militares ¡Junto con el Sargento! Los que lo sacaron del W.C ¡Y no el SUC como se hizo creer! Lo que EVIDENCIA que murió en otras dependencias y lo metieron posteriormente en el W.C; por eso pusieron el cadáver y todas las pruebas al revés de una mecánica suicida. Que a pesar de tener el tiro de entrada en la sien derecha, quedase inclinado sobre este mismo lado ¡Y no hacia su lado izquierdo como sería lo lógico de las leyes físicas! Que la pistola apareciese en su lado izquierdo ¡Y no a su derecha como seria lo natural si se hubiese disparado con ella! Con el agravante de que además era ZURDO.

Increíble que el difunto se hubiese disparado a través del casco que tenia puesto ¡Y que ni este ni el pelo estuviesen chamuscados por la deflagración de la pólvora! Pues un suicida tendría que hacerlo por fuerza a “Bocajarro o a quemarropa”. También resulta insólito que el difunto no tenga “Restos de Pólvora en las manos” (según el informe policial), ni tampoco se hallaran huellas con valor identificativo del difunto.

Que la pistola después de efectuar el disparo; expulsase automáticamente el casquillo; cargase una 2ª bala en la recamara; quedase amartillada y lista para efectuar un 2º disparo ¡Todo esto teniendo el cargador DESENCAJADO cuando la recogió la Policía! (Y un larguísimo etc.). Esto en un profesional que tenía un historial militar y académico brillantísimo (como ya se podrá verificar por todo lo anterior expuesto). Además todos los documentos de la Armada son oficiales, con lo que no se puede decir que sean especulaciones o hipótesis de la familia, ya que todo lo que decimos está basado en TEOREMAS y AXIOMAS ¡Y no en hipótesis, suposiciones, mentiras y contradicciones como en las que se baso la AGRUCAN! A pesar de tener al coautor de los hechos el juez de instrucción civil no encuentra culpables ni que hay delito. Incluso a pesar de que mintió y declaro en falso un testigo ¡Eso si aleccionado por un pequeño grupo de la AGRUCAN !.

————— OOOOOOOOOOO ——————–

D. José Pedro Corujo Jamart, vecino de Gijón – Asturias, con domicilio en la Avd. del LLANO nº 51-2º-D, con D.N.I nº XXXXXXXXXXX, comparezco por escrito ante este Juzgado de Instrucción nº 7 de Las Palmas y como mejor proceda en Derecho, DIGO: Que soy el padre y representante legal de D. PEDRO JOSÉ CORUJO URIA que falleció de un disparo en la cabeza en la Comandancia de Marina de Las Palmas de Gran Canaria el 1 Septiembre de 1999, cuando como Cabo de la Policía Naval de Infantería de Marina de la AGRUCAN (hoy en día la USCAN) estaba desempeñando funciones de Guardia Militar de Seguridad de 24 horas en dichas dependencias.

PRUEBAS E INVESTIGACIONES QUE NO SE REALIZARON O NO SE CONTRASTARON DEBIDAMENTE:

1) No verificar con el Libro de Registro de entrega de Armas si la pistola recogida en el lugar de los hechos era la misma que dieron ese día al difunto para hacer Guardia en la Comandancia.

2) No verificar con la Orden General Diaria del 1-9-1999 que personal de Guardia de Seguridad había ese día en la Comandancia y en la AGRUCAN para tomarles declaración sobre el incidente.

3) No se verifico con la Carpeta de Ordenes del Plan de Seguridad en la Comandancia para saber los puestos de punto de Guardia, reten, y descanso que tenían que tener cada uno en el momento que se produjo el disparo que origino el incidente que ocasiono su muerte.

4) No verificar el Historial Militar del difunto ni tampoco los expedientes Médicos y Psicológicos.

5) No verificar los FAX emitidos por la Comandancia de Marina (Gabinete Prensa a los medios de comunicación) donde además ya se destacaba militarmente el SUICIDIO como hecho probado.

6) No se verifico la relación de llamadas efectuadas o recibidas en la Comandancia de Marina, y a quien se paso aviso primero, ya que se mintió en el orden de las llamadas efectuadas.

7) No verificaron al Diario La Provincia (testigo ocular), que dice vio al difunto con espasmos «Post morten», ya que en el lugar que se dice militarmente que ocurrió es IMPOSIBLE verlo.

8) No verificar la relación de llamadas efectuadas y recibidas por el móvil del difunto el 1-9-99.

9) No se hizo análisis de pólvora sobre el casco, ni tampoco determinaron la distancia a la que recibió el disparo por falta de un trozo de casco que “desapareció misteriosamente”.

10) No se verifico el impacto de bala en azulejo (fingido) para hacer creer que murió en el WC.

11) No se hizo análisis del segundo casquillo que fue visto por el Cabo Carmelo en la zona de los lavabos antes de encontrar el cadáver en el WC, que también “desapareció misteriosamente”.

12) No se hizo una reconstrucción de los hechos y del suicidio así como pruebas de sonido.

13) No verificar las manchas de sangre en la ropa con las posturas que tuvo el cadáver.

14) No se contrastaron y verificaron las fotos sacadas por la Policía Científica en el lugar de los hechos, con las presuntas diligencias que dice el Juzgado de Instrucción que se hicieron.

15) Y sobre todo se SOBRESEYERON diligencias faltando por venir análisis e informes de:

– Los restos de pólvora en la ropa y manos del difunto.

– Y el análisis e informe de las huellas dactilares.

16) Si a todo esto añadimos que el difunto era ZURDO cerrado para todos sus actos, todavía se EVIDENCIA aun más la imposibilidad del suicidio como la única causa que origino el incidente.

17) El hecho de que a nadie de la Comisión Judicial le preocupase que militarmente tardaran en encontrar el cadáver mas de 50 minutos, por tanto el origen del disparo y no de atentado.

18) Ausencia de olor a POLVORA en las dependencias que dicen militarmente que se disparo.

19) Esta contrastado que el cadáver quedo inclinado hacia su derecha y la cabeza hacia atrás en contacto con los azulejos de la pared del fondo, y la nuca apoyada sobre la tapa de la cisterna.

20) Lo que si resulta rarísimo a efectos de criminalística, es que un ZURDO se dispare en la sien derecha con el CASCO puesto, aunque lo más inverosímil es que quede inclinado hacia su derecha en vez de hacia la izquierda como sería lo lógico de la mecánica suicida.

21) Parece difícil que teniendo el casco puesto ¡Ya que es evidente que murió teniéndolo! Pudiese dejar marcas de sangre sobre la pared del fondo, que de tenerlo puesto sería el casco el que se apoyase contra la pared y no la cabeza como indica por la posición del contacto. De haber quedado con el casco puesto la sangre resbalaría por los laterales y caería verticalmente al suelo ¡Y no arroyando por los azulejos de la pared! Lo que evidencia que se puso el cadáver sin casco y con la cabeza apoyada sobre la pared tal como lo demuestra el reguero que dejo la sangre.

CONSIDERACIONES FUNDAMENTALES Y MUY IMPORTANTES DE ESTAS PRIMERAS DILIGENCIAS:

22) Es evidente que la Sra. Forense encuentra el cadáver fuera del lugar donde ocurrieron los hechos, algo nada común en un suicida, ya que además de estar tipificado como delito mover un cuerpo sin la autorización de un Juez, no se le ocurrió preguntar al Médico del SUC si cuando lo atendió estaba vivo o muerto ¡Y sobre todo si fueron ellos los que lo sacaron del WC! Por tanto dieron crédito a la versión militar de que había sido el 061 quien había sacado el cadáver del WC al pasillo. (Posteriormente se demostró que fue el Sargento con otros militares los que lo sacaron).

23) Tampoco reflejan en el informe que la pistola tenía el cargador desencajado ¡Aunque sí que estaba cargada con una bala en la recamara y amartillada para un 2º disparo! Ya se nos dirá como pudo disparar el difunto y cargar otra bala en la recamara con el cargador desencajado.

24) No se entiende jurídicamente que diga que “hay anemia visceral generalizada”, cuando en el WC la sangre esparcida que había era menor a un 1 litro ¿Entonces en qué dependencias estaban los otros 4 litros aproximados que faltan para llegar a los 5 litros que tiene un cuerpo?

25) La Forense determina “que fue el difunto quien saco la bala de fogueo”, con lo que ya establece de antemano “que estaba encerrado en el WC” ¡Todo ello sin tener ninguna EVIDENCIA profesional que lo demuestre! Salvo creer los testimonios militares de que lo estaba.

26) Establece de un principio que fue “suicidio en cortocircuito por un suspenso” ¡Demostrado fue inexistente! Y si una autopsia JUDICIAL, por tanto de interés criminalística dura 6 o 7 horas, ya que debe determinar sí hubo SUICIDIO o fue una simulación suicida, tenemos que la Forense “realizo la presunta autopsia en algo menos de DOS HORAS”, lo que EVIDENCIA que prejuzgo el SUICIDIO de antemano debido a testimonios militares que dieron durante la inspección ocular.

27) El hecho que el cuerpo tuviera calor no significa que tuviese vida, es otra disculpa que se dio militarmente para justificar el porqué se saco el cadáver del WC al pasillo, lo sorprendente es nadie le preocupo saber hacia dónde lo llevaban y el por qué lo habían sacado si estaba muerto.

28) Documentos y testimonios manipulados con omisiones a la verdad de personal militar del AGRUCAN con el fin de hacer creíble su suicidio por un inexistente SUSPENSO ACADÉMICO.

29) Evidencia que la respuesta de actuación del 061-SUC fue inmediata, sobre teniendo en cuenta la tardanza que tuvo la Comandancia de Marina en avisar: (al 061-SUC a las 15:48:45 y fin de la llamada a las 15:50:54) (alerta del SUC a la ambulancia 15:51:32 y activación de esta a las 15:55:42) (Hora de asistencia al herido 16:01). Si tenemos en cuenta que el disparo se dijo militarmente sonó a las 15:00, ya se nos razonara el porqué se tardo casi 49 minutos en avisar al SUC sino fue para preparar la escena del suicidio ¡Es decir trasladar el cadáver al WC desde donde realmente recibió el disparo! Lo que evidencia hubo TRAMA militar con simulación suicida.

30) Dudamos incluso que el parte militar fuese redactado por el propio Sargento que lo firma y figura en el encabezamiento (su firma no parece la misma que figura en el Juzgado). Habría que leer el parte de incidencias de ese día en el libro de partes de la Comandancia, junto con todas las novedades que hubo aparte de la propia del suceso, ya que tendrían que estar también reflejadas a su vez como quedaron los puntos de guardia, de reten y de descanso del personal militar de seguridad de ese día en la Comandancia, así como lo acontecido antes y después del incidente.

31) Lo que sí se puede contrastar y verificar es de que fueron miembros de la ARMADA los que sacaron el cadáver del W.C al pasillo ¡Y no precisamente para asistirlo! Ya que NO fueron miembros del S.U.C los que lo sacaron como se hizo creer militarmente para tratar de reanimarle.

32) Pruebas que demostramos ante el Juez de Instrucción nº 7 ¡Sin que genere ningún tipo de duda razonable! De la manipulación que se hizo sobre su verdadera forma de muerte.

33) NO se concibe judicialmente que un Juez de Instrucción pueda ignorar Diligencias que el mismo mando hacer a la Policía Judicial, y resulta increíble a efectos judiciales que no tuviese en cuenta ninguna de las PRUEBAS y documentación que la familia de la victima envía al Juzgado, pero sobre todo que no hubiese realizado una reconstrucción de los hechos o del suicidio.

Diligencias que a su vez el 2-11-1999 (62 días más tarde) SOBRESEE provisionalmente el Juez de Instrucción basado en el siguiente AUTO: …………………. (Se da por reproducido)

34) Es necesario resaltar que en estas primeras Diligencias NO figura para nada la familia del difunto Cabo ¡Ni como ACUSACION PARTICULAR ni como víctima! Ya que todos los testimonios facilitados fueron obtenidos de personal militar de la AGRUCAN, es decir la misma Agrupación que ocasiono su muerte. Diligencias que hay que recalcar no obtuvimos hasta mayo del 2000, todo a pesar de que se habían sobreseído el 2 de noviembre de 1999 (6 meses para obtener unas Diligencias que encima no figurábamos como ACUSACION PARTICULAR, ni a pesar de haber firmado el traslado del cadáver y ser el Cabo la victima). Sin embargo si figuraba representando a la ARMADA el Procurador don Oscar Muñoz Correa por el ROYAL&SUN ALLIANZE S.A.

35) Unas Diligencias que se SOBRESEEN PROVISIONALMENTE faltando aun por llegar PRUEBAS e INFORMES que el mismo Juez había solicitado, por poner un ejemplo:

  • Informe de pólvora (“no se hallaron restos de pólvora sobre las manos del difunto”).
  • Informe sobre huellas dactilares (“no hallaron huellas identificativas del difunto sobre la pistola y bala de fogueo”).

Fotos sacadas en el lugar de los hechos por la Policía Judicial que EVIDENCIAN la imposibilidad del suicidio; sospechosamente los 3 informes llegaron el día 5-11-1999, o sea 3 días después de que el Juez SOBRESEYESE provisionalmente las Diligencias el día 2-11-1999, lo cual EVIDENCIA que incluso se adelanto el “sobreseerlas primero” para no tener que razonarlas en el AUTO, algo insólito en un Juzgado de Instrucción que encima “manipula” las fechas de sus AUTOS, con lo que incurre en prevaricación.

36) Resulta sorprendente que una de las principales razones que aportaron militarmente en las primeras Diligencias como prueba del suicidio, fue el hecho “que NO le renovaría la Armada el contrato al ser el único que había Suspendido para el Curso de Cabo primera”, algo que además está debidamente demostrado y EVIDENCIADO que ninguna de las dos era cierto, por tanto que se MINTIÓ militarmente para hacer creíble el suicidio como la única causa que origino el incidente. Testimonios que hizo poner en el informe a la señora Forense: DATOS RECABADOS ANTES DE EFECTUAR LA AUTOPSIA ¡Suicidio en CORTACIRCUITO! Todo ello con el fin de hacer creíble su suicidio por un INEXISTENTE SUSPENSO ACADÉMICO, lo que confirma que desde el primer momento se intento hacer creer que esta fue la causa que había originado el incidente. <<<<< PRIMERO>>>> >

CONSIDERACIONES MUY IMPORTANTES DESPUES DE LOS DOS AUTOS DE LA AUDIENCIA PROVINCIAL

5) Resulta paradójico por su falta de objetividad y parcialidad, que no se vieran las mismas responsabilidades y negligencias en la actuación del Juez o de su Juzgado, del Fiscal, así como de la Forense y Policía Judicial. Lo que sí es increíble que se hubiera llegado a estas omisiones:

No declarar las primeras diligencias desde un principio como “Secreto del sumario”.

No pidió a la Policía Judicial que realizase las pruebas que se requieren en unas diligencias de esta índole, pues militarmente es muy fácil hacer TRAMA militar con simulación suicida.

No tener en cuenta las denuncias formuladas en persona y en carta por el padre del difunto.

Que no consignasen en el certificado de defunción todos los datos sobre su muerte.

Consentir y admitir como valido un informe de la autopsia a todas luces insuficiente.

Admitir el 2-9-99 el suicidio solo por el informe forense, y sobre todo autorizar su incineración.

Admitir informe policial que no verificaba si el arma recogida era la que facilitaron al difunto.

Admitir como validos ¡Y sin verificarlos! Los testimonios prestados ante la Comisión Judicial.

Sobreseer Diligencias el 2-11-99 basándose tan solo en las 2 pruebas anteriormente descritas, y faltando por llegar pruebas que el mismo Juez había mandado realizar a la Policía Policial.

Resulta sospechoso que 3 días más tarde de sobreseer Diligencias (5-11-99), lleguen pruebas determinantes de la Policía Científica: Restos de Pólvora y huellas dactilares; lo que genera dudas que no hubiese adelantado varios días la fecha del sobreseimiento para no razonarlas.

Resulta altamente sospechoso la benevolencia con la que considero la pérdida de estos dos informes Policiales ¡Mucho más! Porque estos verificaban y confirmaban su NO SUICIDIO.

Resulta altamente sospechoso que el Fiscal que empezó las diligencias hubiera sido sustituido por otro posteriormente; más cuando este Fiscal actual parece un convidado de piedra,

Consentir que la AGRUCAN no enviase a oficio del Juzgado las pruebas que le pedían, y dar por buenas las omisiones y manipulaciones efectuadas en la demás documentación enviada.

No admitir a petición nuestra la declaración de testigos que podían aclarar mucho las cosas.

Admitir como buenas declaraciones de los testigos propuestos por los denunciados (Alguno de ellos falso) y no admitir ninguna de las acusaciones que le hacíamos en ese sentido.

No admitir la petición de la parte denunciante de hacer pruebas sobre la ropa del difunto.

No admitir que se contrastase el informe forense con otro designado por el Juzgado.

No admitir petición de la denuncia para que se hiciese una reconstrucción de los hechos y del suicidio, estando nosotros de testigos y los miembros implicados en ella (toma de tiempos).

No admitir que se hiciese pruebas de sonido.

No admitir llamar al testigo presencial de su muerte que menciona el Diario “La Provincia”.

No admitir que se verificase por la Científica de Madrid las pruebas realizadas en Las Palmas.

Consentir que no se enviase por parte de la Comandancia el historial militar al completo, así como el Médico y psicológico efectuado al difunto en sus 5 años de servido.

Consentir que figurase en las diligencias el Procurador Oscar Muñoz Correa en representación del “Royal&Sun Alliance S.A., compañía de seguros muy ligada al Ministerio de Defensa, lo que hace altamente sospechoso esta extraña alianza de un seguro con el propio Juzgado.

No realizar preguntas a los testigos propuestos por el Abogado de la parte denunciante.

Sobreseer por 2º vez diligencias y archivarlas por muerte violenta por suicidio, “sin que sea necesario esperar el resultado de las diligencias acordadas y todavía no Practicadas”, esto a día 11-6-02 ¡7 días después de la declaración de los 2 testigos! Uno de ellos al menos FALSO.

Resulta altamente sospechoso, parcialita, benevolente ¡Y rayando la prevaricación! Que haga tan rápidamente el sobreseimiento de las diligencias, ya que resulta llamativo y sorprendente ¡Que las pruebas efectuadas sobre el casco! Y que fueron enviadas al Juzgado por la Policía de Las Palmas en fecha 12 junio 2002 ¡Justo 1 día después de archivar el Juez las diligencias! Por lo que resulta de dudosa profesionalidad y de justicia las prisas del Juez por cerrar el caso 7 días después de la declaración del último testigo; lo que genera una duda razonable de que el Juez una vez más haya adelantado la fecha de sobreseimiento en unos días.

Resulta sospechoso denegar el RECURSO de REFORMA y APELACIÓN interpuesto por mi Abogado el 23-6-2002, y que el Juez Miguel Ángel Parramon I. Bregolat denegara el recurso Apelación el 24-7-2002 sabiendo como sabia la llegada de la prueba anteriormente descrita. Podía estar poniendo irregularidades, negligencias, falta de profesionalidad y responsabilidades en que incurre el Juez de Instrucción, pero estimo que son bastantes para decírselo a la cara, ya que no vio ninguna de ellas como para ponerlas también reflejadas dentro de sus AUTOS. <<<<< CUARTO >>>>>

CONCLUSIONES FINALES.- Todas las instituciones ante las cuales puse DENUNCIE pueden verificar y confirmar, que yo en ninguna de ellas había acusado con nombre y apellido a nadie de ocasionar su muerte, aunque desde que hice la investigación en Las Palmas tenia claramente dos SOSPECHOSOS de ocasionarla…, al menos involuntariamente ¡Eso sí! Me canse por activa y por pasiva de DENUNCIAR ante todas las instituciones a las que me dirigí que el Sargento A. era COAUTOR visible de los hechos junto sus compinches, además fue del primero que demostré que MENTIA y MANIPULABA su forma de muerte (TRAMA militar con simulación suicida), puesto que de los testimonios que dio ninguno era cierto, como así se demostró hasta la saciedad con los documentos oficiales obtenidos por el padre de la víctima: Sobre todo los dos disparos así como los dos casquillos. Llevarlo al WC y sacarlo posteriormente al pasillo para confundir las manchas de sangre de meterlo con las de sacarlo, y mencionar también lo que decían algunos Infantes de Marina por aquellas fechas: “Que por fuerza había tenido que morir en otras dependencias”, o cuando les comentaba que oficialmente murió en el WC más de uno se extraño de ello, pues estaban convencidos de que el disparo se había producido en la planta baja del edificio (vestíbulo después de pasar la sala de visitas), es decir donde tienen el cuarto el suboficial de guardia.

Hoy puede demostrarse que fue el Sargento J. A. A. A. quien lo ASESINO en las dependencias de suboficial de guardia ¡Todo porque el Cabo CORUJO URIA había elevado parte militar ante su Mando! Que el sargento A. había sustraído COCA del barco incautado por orden del Juez GARZON que estaba siendo custodiado en el Arsenal. El Sargento A. cuando se entero por uno de los mandos ante quien elevo parte militar el cabo CORUJO, lo llamo a su despacho cuando coincidió con CORUJO como Jefe de Guardia ¡Y no solo le amenazo con la pistola sino retiraba el parte contra él! Sino que por lo que fuera le descerrajo un tiro como esta evidenciado por las PRUEBAS que presentamos. Esta contrastado por algunos Infantes que el sargento salió desquiciado dando voces del cuarto de suboficiales, hasta que el Teniente Coronel J. Y. indico al Sargento A. y al Subteniente A. P. T. lo que tenían que hacer a este respecto ¡Es decir llevar el cadáver al WC para hacer creíble el suicidio! El resultado ya se vio que quedaron todas las pruebas al revés de la mecánica suicida, encima un ZURDO que tiene el disparo de entrada por el Retroauricular derecho. Todos o casi todos los que estuvieron en Canarias por aquellas fechas saben perfectamente lo del barco apresado, igual que todos saben que el Manuel Lois fue el cuartel suministrador mayor de COCA de España (se dijo por el circulo del Juez GARZON que habían sustraído más de 2000 kilos de COCA), de ahí que algún Infante de Marina sea REACIO a hablar del tema por no verse ahora implicado en su consumo.

Lo que si estábamos convencidos y así lo evidencian las pruebas, que el cadáver fue movido por lo menos dos veces desde que recibió el disparo, ya que las manchas de sangre evidencian sin ningún tipo de duda razonable que tienen dos direcciones ¡Unas de ponerlo sentado sobre la tapa del WC! Y otras cuando fue sacado por militares para confundir las manchas de entrada con las de salida, una de las razones por las que se arriesgaron a sacarlo y mentir al decir que había sido el 061-SUC para tratar de atenderlo. Creíamos por los testimonios que dieron compañeros y amigos del difunto, que donde ocurrió el incidente que ocasiono su muerte había sido en el cuarto donde están de reten cuando no hacen Guardia, porque fue muy sospechoso que pocas semanas después del incidente se cambio la distribución de los muebles y de las taquillas, al igual que se cambio de modelo de pistola (hoy en día desaparecida de donde fue depositada por la Policía y a disposición de las Autoridades competentes), por lo que verificar la dirección de las manchas de sangre o donde se originaron estas, seria determinante para demostrar que murió en otras dependencias y fue trasladado al WC posteriormente ¡Por tanto que hubo TRAMA militar con simulación suicida! A día de hoy no se sabe porque no se hizo una reconstrucción de los hechos ¡Sobre todo del suicidio! Teniendo en cuenta que por la posición que quedo el cadáver y donde tiene el disparo de entrada en el retroauricular DERECHO, no coinciden con la mecánica suicida ¡Y mucho menos si como se evidencia el difunto era ZURDO para todos sus actos!

JUSTICIA y EQUIDAD.- Justicia es lo que debe hacerse según derecho o razón, y Equidad es fallar por el sentimiento del deber, o de la conciencia, más bien que por las prescripciones rigurosas de la Justicia, o el texto de la Ley. Obrar con Equidad es recomendable siempre que no se vaya en contra de la Justicia, porque la Equidad obedece al sentimiento de la conciencia, y a veces, este sentimiento puede ser exacerbado hasta la pasión. Y con pasión, mal se puede proceder. Por tanto obremos en primer lugar con Justicia, y después con Equidad.

¿Cuál es el MÓVIL o la CAUSA por el cual se hace creer militarmente que se había suicidado? Simplemente un INEXISTENTE suspenso en el “VII Curso de Capacitación para el Ascenso a Cabo Primero Profesional”; curso que ni siquiera había empezado, ni tampoco había solicitado por tener pendiente una falta leve, prueba de ello que se le falsifico la firma en la solicitud de instancia, y que incluso se equivocaron al confundirse de modelo, ya que la falsificada es por “Compromiso corto”, y el difunto tenia concedido y acreditado el “Compromiso largo
De todas las diligencias que se hicieron NO hay ningún INDICIO RAZONABLE o EVIDENCIA que PRUEBE con OBJETIVIDAD el suicidio como la única causa que origino el incidente, por el contrario, todas las pruebas obtenidas judicialmente y por la investigación realizada por el padre, EVIDENCIAN sin ningún tipo de duda que existen INDICIOS RAZONABLES de que se cometió DOLO ¡O lo que es igual TRAMA militar con simulación suicida! Lo peor de todo es que no se obro ni con JUSTICIA ni con EQUIDAD, y que encima la OBJETIVIDAD brillo por su ausencia al ser más creíble la versión de los militares implicados, que verificar las PRUEBAS enviadas por la familia. Esto sí que es una INJUSTICIA y una violación de nuestros Derechos Fundamentales.

Discapacitados FAS y GC
Juan Carlos González López Image
Juan Carlos González López
Juan Carlos Gónzalez López es socio de la OATM y su historia comienza en San Fernando. En el año 2003 durante una guardia militar en el Tercio de Armada en San Fernando ( Cádiz ) ese día fumigaron... Read More
Iván Ramos Luna Image
Iván Ramos Luna
Ivan Ramos Luna es socio de la OATM y nos cuenta su historia que comienza en Afganistan. El 13 de abril de 2011 comenzó su calvario el día del accidente, 14 después de haber llegado a la base situad... Read More
Juan Antonio Rosa Bilbao Image
Juan Antonio Rosa Bilbao
Juan Antonio Rosa Bilbao falleció en el año 2008, su madre Rosa Mª. Bilbao Barro nos cuenta su historia que termina en Zaragoza, Descanse en Paz. En octubre del 2008 marchó a la academia de ... Read More
Oficial de Complemento Image
Oficial de Complemento
La historia anónima de este Oficial de Complemento del Ejercito del Aire asociado de la OATM, comienza en el año 2005 realizando el Curso Básico de Paracaidismo para Mandos... Read More
Jose Manuel Candón Ballesteros Image
Jose Manuel Candón Ballesteros
Jose Manuel Candón Ballesteros es asociado de Honor de la OATM y socio de numero y su historia comienza en el año 2011 en la Academia de Ingenieros del Ejército de Tierra ... Read More
Evelyn Roman Hernández Image
Evelyn Roman Hernández
Evelyn Román Hernández es socia de la OATM y nos cuenta su historia que comienza en el año 2011 en las inmediaciones de su unidad en Ceuta y nos detalla a continuación. El dia 22 d... Read More
Andrés Merino Benito Image
Andrés Merino Benito
Andrés Merino Benito es socio de la OATM y su historia comienza en Afganistán en el año 2004, que nos cuenta de la siguiente forma. Andrés ingresó en las Fuerzas Armadas en el añ... Read More
Pedro José Corujo Uría Image
Pedro José Corujo Uría
Pedro J. Corujo Uría no era miembro de la OATM porque en el momento de su fallecimiento nuestra organización en el año 1999 ni existía, si bien su padre D. Jose Pedro Cor... Read More